Información de interés

Maesa, voluntaria en Animaerea: “Transportamos amor, ilusión, eliminamos barreras geográficas y promovemos adopciones”

Su sonrisa brinda felicidad nada más verla y se puede intuir que está satisfecha con lo que hace. María Teresa lleva más de diez años trabajando como personal de tierra en Groundforce. Está acostumbrada a ver despedidas y reencuentros en aeropuertos, sin embargo, no hay nada que le haga emocionarse más que ayudar a un peludo a encontrarse con su nueva familia.

Maesa, como la conocen todos sus compañeros y familiares, es una de los casi 200 voluntarios que colaboran con Animaerea. Esta asociación sin ánimo de lucro trabaja por reunir a familias adoptantes y a mascotas (Puedes leer: Animaerea, las alas solidarias que rompen las barreras de la adopción.

Hoy, en el Día Internacional de los Voluntarios (5 de diciembre), entrevistamos a esta tinerfeña amante de los animales y que disfruta de su labor como voluntaria en Animaerea.

¿Cómo conociste a Animaerea?

Una compañera azafata de Air Europa me habló del proyecto. Me comentó la gran labor que se empezaba a hacer. Me habló de la labor de los voluntarios y del proceso de traslado. La idea me encantó, me parecía un sueño imposible hecho realidad. ¡Trasladar animales adoptados en avión para reunirlos con sus nuevas familias de forma altruista!

Al principio pensé que Animaerea estaba formado únicamente por personal de vuelo de Air Europa. Pero, al enterarme que los trabajadores de Groundforce también participaban, me llevé una gran alegría.

¿Qué fue lo que te motivó a ser voluntario de Animaerea?

Soy una persona amante de los animales. Sigo a muchas asociaciones y albergues en redes sociales y veía la necesidad de un proyecto como el de Animaerea.

Hay días que los paso llorando por ver lo maravilloso que puede ser el ser humano a través de actos como este.

Para mí, es un orgullo que Air Europa sea una empresa tan solidaria. No sólo colaboran con Animaerea, también colaboran en “Proyecto Pepo”. Gracias a este proyecto, mujeres maltratadas pueden viajar con sus perros que han sido adiestrados para protegerlas.

Hasta hoy, ¿en cuántos traslados has colaborado?

Actualmente somos casi 200 voluntarios repartidos por distintas ciudades de España y hemos realizado casi 400 traslados. Personalmente, he podido participar en 4 traslados. Además, ayudo a organizar y a facilitar a los voluntarios y a las nuevas familias las llegadas o salidas desde Tenerife.

¿Algún traslado que recuerdes con especial cariño?

Recuerdo el traslado de Duna. Fue el primero para mí y fuimos de Tenerife a Madrid. Allí, una compañera la recogió y la llevó a Asturias en su propio coche para entregarla a su nueva familia.

También me acuerdo mucho del último. Eran dos galgos procedentes de Sevilla que iban a ser adoptados en Tenerife. La asociación que me los entregó tenía mucho miedo de que la más cachorra, Enix, se escapase al sacarla del transportín a la llegada a Tenerife. Me dieron un montón de indicaciones para que no se asustara. Cuando las saqué del transportín parecía que nos conocíamos de siempre. Fue un amor mutuo a primera vista, tanto que ¡me la quería llevar a casa!

¿Qué es lo que te aporta implicarte en este voluntariado?

Saber que el animal que trasladamos va a tener una vida mejor, una familia y un hogar me aporta mucha felicidad y una gran satisfacción. No me importa tener que pasar 6 horas de vuelo si pienso en el feliz desenlace. Además, contar con el apoyo de las tripulaciones y el resto de compañeros nos ayuda y facilita mucho las cosas. Somos un gran equipo humano, una gran familia y eso hace que cada traslado sea maravilloso. Transportamos amor, ilusión, eliminamos barreras geográficas y promovemos adopciones.

¿Dónde te gustaría que llegara Animaerea?

[Risas] Creo que lo único que nos falta es poder hacer traslados por Europa. Sería muy bueno poder trasladar a los peludos fuera de nuestro país. Por ejemplo, Alemania cuenta con un alto índice de adopciones.

Somos la única iniciativa así en toda España y Europa y eso hace que esta labor adquiera tanta importancia. Fomentamos la adopción sin barreras geográficas y evitamos sacrificios en perreras de lugares donde hay mucho abandono.

¿Cómo se organizan los traslados?

La asociación o albergue se pone en contacto con Animaerea a través de Facebook, Instagram o correo electrónico ([email protected]) para solicitar el traslado. Nos informa sobre el trayecto y nos explica a qué peludos quieren trasladar.

Una vez que se ha comprobado su viabilidad, Xisca y Malen, las dos compañeras que organizan Animaerea, se ponen en contacto con los voluntarios para ver quién puede hacerlo y determinan la fecha del traslado. El siguiente paso es coordinar a la asociación y a los adoptantes para que el día marcado todo salga bien.  Air Europa dona los billetes a los voluntarios y a los animales sin cargo alguno y los voluntarios los trasladamos en nuestros días libres con todo el cariño, reuniéndolos con sus familias.

En el caso que la adopción no salga bien, siempre estamos dispuestos a volver a llevar al animal a su lugar de origen. Afortunadamente, en la mayoría de casos, suele salir bien y los pequeños se integran perfectamente en su nuevo hogar.

Es una gran labor en equipo la que hace posible estos finales felices y que hace que estos pequeños, que estaban en situación desfavorecida, tengan un hogar y una familia que los quiera.

Gracias a las asociaciones, a la confianza que depositan en nosotros, a las familias que eligen la adopción y a los compañeros que trabajan durante los trayectos, todo sale a pedir de boca.

¿Qué les dirías a tus compañeros para animarlos a formar parte de este proyecto solidario?

Que es una labor súper bonita que transmite un millón de emociones. Ríes y, a veces, lloras al ver la felicidad y la alegría de sus nuevas familias. Lo vives en primera persona y, en ocasiones, no los quieres entregar, como me pasó a mí con Enix [risas].

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *