Información de interés

Cómo combatir los olores en casa cuando tienes mascotas

Por mucho cuidado que se tenga, el olor de las mascotas es más fuerte que el de las personas. Por este motivo resulta difícil mantener la casa 100% libre de olores cuando se convive con un peludo. Esta suele ser una de las principales preocupaciones de todos aquellos que disfrutan de la compañía de un peludo.

Como se ha comentado, el olor corporal de los canes es más fuerte. Si bien, dependiendo de la raza será más o menos contundente. En el caso de los mininos es su orina la causante del fuerte olor. Pese a esto, si se toman las medidas higiénicas correctas y necesarias, tener una mascota no debe suponer ningún problema de convivencia.

Consejos para evitar el mal olor

  • Abre las ventanas. Es una de las claves para que la casa no guarde malos olores, tanto si se convive con una mascota como si no. Con 10 minutos bastará y es aconsejable realizarlo en invierno y en verano, puesto que ayudará a renovar el aire y ofrecerá sensación de limpieza.
  • Desinfecta. En casa siempre hay elementos que suelen guardar más los olores que otros. Las alfombras, los cojines o el sofá son algunos de ellos. Por eso, cada cierto tiempo es bueno limpiarlos, especialmente si se apoderan de ellos. Las velas o los ambientadores antiolores serán buenos aliados.
  • Lava sus pertenencias. Los juguetes, la cama, el colchón… son los objetos que guardan el mayor número de bacterias, pelos y suciedad, por lo que mantenerlas limpias será fundamental para alejar el mal olor. Hay accesorios como colchones o camas hechos con un material especial para repeler la suciedad.
  • Vigila la alimentación. Que el peludo tenga una alimentación adecuada a su raza, edad y actividad es fundamental. Una buena alimentación hace más fáciles las digestiones y si estas son buenas, los olores se reducirán.
  • Cuida su higiene dental. La boca de los peludos es una de las principales fuentes de malos olores. Es aconsejable que una vez por semana se realice una ruina de limpieza dental. De esta manera, la salud dental del can y los malos olores estarán controlados.
  • Pregunta a alguien. Cuando pasamos muchas horas en un lugar, nos acostumbramos a su olor. Por eso, una buena opción es preguntarle a alguien de confianza sobre el olor que desprende la casa.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *