Información de interés

Protege y cuida a tu mascota de la Leishmaniosis

Con la llegada de la primavera y del buen tiempo, se hace (aún más) casi imposible que los peludos se vuelvan inmunes a los parásitos.

Las garrapatas y las pulgas son los más conocidos, pero no debemos de olvidar otros que pueden resultar más peligrosos para la salud de los animales, pudiendo ocasionar su muerte. Uno de ellos es el parásito llamado Leishmania infantum, el cual transmite la Leishmaniosis.

¿Qué es la Leishmaniosis?

Una enfermedad provocada por la Leishmania y transmitida por la picadura de un mosquito infectado que ataca al sistema inmunológico del animal. El mosquito hembra pica a un animal contagiado de Leishmania, convirtiéndose en portador de esta enfermedad. Cuando este mosquito pica a un perro sano, le infecta. Poco a poco, las células absorben al parásito, multiplicándose y dañando las células del sistema inmunológico del animal.

Los síntomas más comunes

Esta enfermedad puede ser cutánea o visceral. En el primer caso sólo afectará a la piel. En el segundo, se verá dañado el hígado y los riñones del peludo enfermo. Si bien, existen diversos síntomas generales que pueden alertarnos de que nuestra mascota esté infectada de Leishmaniosis:

  • Fiebre
  • Pérdida de peso
  • Inflamación del abdomen y/u ojos
  • Heridas que tardan en sanar
  • Diarrea
  • Conjuntivitis
  • Fatiga

¿Qué podemos hacer para proteger a nuestra mascota?

Un buen producto antiparasitario es la clave para proteger a los peludos de esta enfermedad, pero existen otras acciones que pueden ayudar a evitar que el mosquito portador de la Leishmaniosis pique a perros y gatos.

  • Evita los paseos durante el amanecer y anochecer. En las horas de menos luz el mosquito es cuando está más activo y preparado para picar.
  • No dejes que tu peludo duerma a la intemperie durante los meses de más calor, puesto que es la época más proclive para ser picados.
  • Una vez pase el verano, es recomendable hacerles un chequeo veterinario a las mascotas. Este examen determinará si el peludo ha sido infectado o no por la Leishmania.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *